Archivos de la categoría 200 años

Tercera conferencia del bicentenario

Asodo

El sábado 2 de abril de 2016, los Oblatos de Aix dieron una conferencia a cuatro voces, cuyo tema era: “la vida misionera de los padres Auguste Icard, Pierre Mie, Sébastien Deblieu y Emmanuel Maunier: primeros compañeros de san Eugenio de Mazenod”.

En la conferencia

En la conferencia

A Auguste Icard, nacido en Gardanne en 1790, se le considera como el primero entre los primeros compañeros de Eugenio de Mazenod. Él fue quien le habló de Tempier, Deblieu y Mie. Después de ordenarse, está de vicario en Lambesc antes de agregarse en 1815 a los Misioneros de Provenza. Predica las dos primeras misiones, pero deja la Congregación en 1816.

Pierre Mie, a quien Eugenio de Mazenod llamaba “nuestro bueno y santo padre Mie”, nació en Alleins en 1768. Después de unos estudios alterados por los acontecimientos del periodo revolucionario, se ordena clandestinamente. En la parroquia de Puyloubier donde ejerce de párroco, lleva una vida muy austera. Ese misionero incansable que hablaba muy bien provenzal se agregó a los Misioneros de Provenza en 1815 y participó en todas las misiones de 1816 a 1819. Pierre Mie fue superior de Notre-Dame du Laus, fundó la casa de Nîmes, fue director del Seminario Mayor a la vez que seguía predicando y atendiendo a los pobres. Murió en 1841.

Sebastien Deblieu es uno de los cinco primeros Misioneros de Provenza. Nacido en Brignoles en 1789, se preparó al sacerdocio en el seminario de Aix donde conoció a Eugenio de Mazenod, Tempier e Icard. Vicario en Saint Jean du Faubourg y luego párroco en Peynier, se manifestó rápidamente como muy buen misionero y predicador, predicó 17 de las 40 misiones organizadas por los Misioneros de Provenza. Sébastien Deblieu tardó en profesar sus votos, y cuando Eugenio de Mazenod y Tempier, nombrados vicarios generales, salieron para Marsella, dejó la Congregación y se incorporó a la diócesis de Fréjus, donde siguió siendo muy buen sacerdote. Murió en La Seyne en 1855.

Padre Bonga Majola

Padre Bonga Majola

Emmanuel Maunier, también él uno de los cinco primeros compañeros del Fundador, nació en Fréjus. Ordenado en Marsella, en pleno periodo revolucionario, ejercía su ministerio a escondidas. Llamado por Eugenio de Mazenod, se unió a los Misioneros de Provenza y se entregaba a las misiones con valentía y entusiasmo. Fue encargado de la formación, dirigió la casa del Calvario en Marsella, y trabajó con los jóvenes con una gran devoción al Sagrado Corazón. Pero tuvo dificultad en aceptar los votos y dejó la congregación en 1823. El padre Maunier siguió siendo un excelente sacerdote en la diócesis de Fréjus, donde murió en 1844.

Padre Joseph Bois

Padre Joseph Bois

Los padres Asodo ISTOYO, Bonga MAJOLA, Joseph BOIS y el hermano Benoît DOSQUET supieron interesar a la audiencia con una animada presentación de los primeros compañeros de san Eugenio, y las intervenciones, recalcadas por anécdotas, del padre Krzysztof ZIELENDA, fueron apreciadas.

Chantal BERNARD-BRET

Category: 200 años, Noticias

Segunda conferencia del bicentenario

Photo 1

El sábado 27 de febrero de 2016, en el marco del ciclo de conferencias previstas a lo largo de este año del Bicentenario, el padre Michel COURVOISIER dio una conferencia sobre el padre François de Paule Henry Tempier. Había mucha gente en el 56 paseo Mirabeau para descubrir, o profundizar, la personalidad y la obra del que fuera amigo y fidelísimo compañero del Fundador de los Oblatos.

Photo 2

Fue Eugenio de Mazenod quien, en el otoño de 1815, le propuso al joven sacerdote natural de Saint-Cannat (pueblo vecino a Aix) que se uniera a él y le acompañara en la fundación de los Misioneros de Provenza. Muy pronto Tempier se convirtió en el hombre de su confianza, el consejero, la “mano derecha” del Fundador. Se enfrentó con valentía y dedicación a las dificultades con las que se encontró en las responsabilidades a él confiadas: ya en 1818 una nueva comunidad en Notre-Dame du Laus, el cargo de vicario general de Marsella, la dirección del seminario mayor, la formación y el acompañamiento de los Oblatos e incluso los conflictos de Eugenio de Mazenod con las autoridades políticas y religiosas de su tiempo… En la sombra del Fundador, Tempier deja el recuerdo de un misionero de gran corazón, humilde pero sumamente eficaz, un aspecto fuertemente subrayado por el padre COURVOISIER. La Congregación le debe mucho.

Photo 3

El ciclo de conferencias continuará el sábado 2 de abril presentando a los otros primeros compañeros de san Eugenio y de Tempier; Mie, Deblieu, Icard, Maunier.

Chantal BERNARD-BRET

Category: 200 años, Noticias

Bicentenario – exposición

Photo 1

La exposición, organizada en el 60 Paseo Mirabeau, en los lugares mismos donde se fundó el 25 de enero de 1816 la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, tiene lugar del 26 de enero al 7 de febrero, ambos inclusive.

Photo 2

200 años de vida misionera junto a los más pobres, al servicio de la Iglesia y del anuncio de la Buena Noticia, no se resumen en unos cuantos carteles, muy bien realizados, en unos videos muy interesantes, y en múltiples objetos y recuerdos traídos desde países lejanos por valerosos misioneros. Es el espíritu del audaz fundador, San Eugenio de Mazenod, el que está soplando a medida que el visitante recorre las distintas salas de la muestra : el dinamismo de sus primeros compañeros que primero salieron a llevar la Palabra de Dios a los pueblos de Provenza, la fe que ardía en esos sacerdotes jóvenes entregados a los más abandonados, a los críados, a los prisioneros, a los jóvenes desocupados, la confianza que habitaba esos aventureros envíados ya desde 1841 a Canadá, y luego a Sri Lanka y Sudáfrica. Es ese impulso evangelizador el que se refleja sala tras sala en la cuna de la Congregación.

Photo 3

Recogerse en la sala de Fundación donde todo empezó, orar en la capilla interior, recorrer las salas cargadas de recuerdos, descubrir los lugares donde vive actualmente la comunidad internacional, con el mismo espíritu que el que animaba a Eugenio de Mazenod y a sus compañeros, ofrece a los visitantes momentos intensos de descubrimiento y emoción.

Photo 4

Ya vinieron numerosos grupos escolares y otros vendrán a compartir las riquezas de esta exposición que continúa todos los días.

VISITAS hasta el 7 de febrero inclusive (excepto el 2 de febrero que no habrá visitas) de 11 a 12 de la mañana y de 3 a 5 de la tarde.

Chantal BERNARD-BRET

Category: 200 años, Noticias

Misa del Jubileo, celebrada en Aix-en-Provence

Photo 1

En su homilía de la misa del Jubileo, celebrada el 24 de enero de 2016 en la catedral Saint-Sauveur de Aix, Monseñor Christophe DUFOUR decía dirigiéndose a los misioneros Oblatos: una Iglesia pobre para los pobres, esta es la hoja de ruta para la nueva evangelización.

Photo 2

Esta celebración reunía, en torno al obispo y el superior general de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, a unos treinta sacerdotes, numerosos religiosos, religiosas, y varios centenares de fieles, algunos de ellos venidos desde lejos.

Photo 3

La flauta y el tambor, característicos de la música provenzal, acompañaron un momento de esa celebración de acción de gracias por la vida de los Oblatos ¡que ya cumplieron 200 años! Una de las invocaciones de la oración de fieles se leyó en provenzal, idioma del pueblo en tiempos de San Eugenio. Durante la comunión, se cantó el poema inspirado por su sermón de la Cuaresma de 1813 en la iglesia de la Madeleine en Aix-en-Provence. La celebración concluyó con un sainete sobre la llamada de los primeros Misioneros de Provenza, preparado por la Frat Oser, el grupo de estudiantes alojados en la casa de los Oblatos en Aix.

Photo 4

La celebración del Bicentenario había empezado ya tres años atrás, con un programa de renovación espiritual vivido por los Oblatos. Ese programa apuntaba a una vuelta al carisma oblato, cuyas raíces se encuentran en la fundación por San Eugenio de Mazenod de los Misioneros de Provenza.

Krzysztof ZIELENDA, OMI

Category: 200 años, Noticias

Retrato del padre Deblieu

Portrait of Father Deblieu

La investigación con motivo del Bicentenario de la fundación de los Misioneros de Provenza permitió descubrir el retrato del padre Jean-François-Sébastien Deblieu, uno de los primeros compañeros de san Eugenio de Mazenod. De verdad un gran regalo del Jubileo, porque hasta ahora los Oblatos no tenían ningun retrato del padre Deblieu.

Recuerdo de la ordenación del padre Deblieu

Recuerdo de la ordenación del padre Deblieu

El retrato litográfico del padre Deblieu ha sido obsequiado a los Oblatos por don Georges Eyssautier, con la siguiente dedicatoria : « como bisnieto de Léonie Eyssautier, de soltera Deblieu, regalo este retrato litográfico de su tío, don Jean-François-Sébastien Deblieu, canónigo honorario de la catedral de Fréjus, párroco-decano de La Seyne en esta misma diócesis, uno de los primeros y valiosos compañeros de san Eugenio de Mazenod, a los religiosos Oblatos de María Inmaculada de Aix, para así perpetuar su recuerdo. A 6 de diciembre de 2015 ».

El padre Jean-François-Sébastien Deblieu, ordenado en Aix en febrero de 1813, fue uno de los cinco primeros compañeros del Fundador. Participó en al menos 17 de las 40 misiones predicadas por los Misioneros de Provenza. En 1823 deja la Congregación, pero siguió siendo buen sacerdote y ocupó cargos importantes en la diócesis de Fréjus, de la que era originario.

Krzysztof ZIELENDA, OMI

Category: 200 años, Casa, Noticias

Ecos de la conferencia inaugural

Photo 1

Misioneros de Provenza, así se llamaba la sociedad fundada por san Eugenio de Mazenod en el antiguo Carmelo de Aix, que 10 años más tarde se convertiría en Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada. Las celebraciones relacionadas con el Bicentenario de esta fundación empezaron con una conferencia a dos voces sobre el contexto histórico en el que nació la Sociedad.

(de izquierda a derecha) Michel COURVOISIER, Alexandre MAHUE, Paweł ZAJĄC

(de izquierda a derecha) Michel COURVOISIER, Alexandre MAHUE, Paweł ZAJĄC

La primera voz que se oyó en la conferencia fue la del padre Paweł ZAJĄC, profesor de historia en la Universidad de Poznán en Polonia. Según él, la Restauración en Francia (1814-1830) conoce desde hace unos años una profunda renovación historiográfica, a la que contribuyó la salida, en 2012, del libro L’union du Trône et de l’Autel ? Politique et religion sous la Restauration. A pesar de esta renovación, algunos especialistas ven la Restauración como un periodo sin sabor especial, por ser un momento histórico en la continuidad de la Revolución y del Imperio. Sin embargo, para entender el contexto histórico en el que nació la Sociedad de los Misioneros de Provenza, conviene acercarse a la historia de la Restauración, en la que unos cuantos acontecimientos iban a tener influencia en la acción de los misioneros.

Entre las más importantes circunstancias históricas en las cuales ejercieron su ministerio los Misioneros de Provenza, el padre ZAJĄC subrayó la división de la sociedad post revolucionaria, que no conseguía conciliar el nuevo orden con la tradición. Es cierto que, en un primer momento, esta sociedad consideraba la vuelta de los Borbones al poder como providencial y milagrosa, pero también esperaba milagros que levantaran Francia de la ruina. Ahora bien, en el campo político los milagros son escasos… La impugnación de los monárquicos en general y del régimen de los Borbones en particular emerge pues en el escenario político. Los ataques a la monarquía y al clero pronto mostrarán lo difícil que es vivir la supuesta unión del trono y el altar. En el contexto de esa unión donde las misiones parroquiales podían tener un carácter ambiguo, los Misioneros de Provenza supieron salvaguardar su independencia. Lo muestra el caso de la misión predicada en Barjols en 1818.

Altavoces

Altavoces

El padre Michel COURVOISIER, responsable del archivo de los Oblatos de Francia y segundo ponente, insistió ante todo en las motivaciones espirituales de san Eugenio de Mazenod, Fundador de la Sociedad.
Después de ordenarse, cuando podía haber elegido una carrera eclesiástica como muchos de sus compañeros del seminario Saint-Sulpice en Paris, Eugenio de Mazenod vuelve a Provenza para dedicarse a la evangelización de la gente de a pie de su país. Su opción por los pobres se hace patente en el sermón dado en la iglesia de la Madeleine de Aix-en-Provence, durante la Cuaresma de 1813.

Sala « Chêne de Mambré » en la conferencia

Sala « Chêne de Mambré » en la conferencia

La enfermedad le ha hecho entender que, de quedarse solo, su obra no tiene futuro. De ahí la búsqueda de compañeros, como Henri TEMPIER, Augustin ICARD, Pierre MIE y Sébastien DEBLIEU. La carta que le dirige al padre Henri TEMPIER, vicario en Arles, dice lo esencial de lo que les propone vivir: “Lea esa carta delante de su crucifijo, dispuesto a no escuchar sino a Dios (…) Compenétrese con la situación de nuestros campesinos, con el estado de la religión entre ellos (…) Consulte con su corazón sobre lo que le gustaría hacer (…) Pues yo le digo que es necesario para la obra que Dios nos ha inspirado emprender (…) Queremos hombres que tengan voluntad y valor para seguir los pasos de los apóstoles”.

La frágil construcción de la Sociedad de los Misioneros de Provenza, iniciada en 1815-1816, ya va a poder desarrollarse.

Krzysztof ZIELENDA, OMI

Category: 200 años, Noticias

Conferencia inaugural

DSC_1571

El contexto histórico en el que se fundó la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, va a ser el tema inaugural de la serie de conferencias sobre el nacimiento de los Oblatos, con motivo del bicentenario de la fundación. Esta conferencia a dos voces se impartirá el viernes 18 de diciembre de 2015, a las 18h30, en la Casa diocesana de Aix-en-Provence, en la sala « Chêne de Mambré ».

Eugene de Mazenod

Cuando podía haber elegido una carrera eclesiástica, como muchos de sus compañeros de seminario, Eugenio de Mazenod, recién ordenado, vuelve a Provenza. ¿Quién mejor que los que conocen la lengua provenzal, de hecho, para evangelizar a la gente de a pie? La enfermedad le ha hecho entender que, de quedarse solo, lo que está intentando llevar a cabo no tendrá futuro. De ahí que empiece a buscar compañeros. Su carta al padre Tempier, de 27 años, vicario en Arles, dice lo esencial: « Lea esta carta a los pies de su crucifijo… Imprégnese de la situación de nuestras zonas rurales, del estado de la religión… Consulte con su corazón lo que él querría hacer… ¡Pues yo le digo a Vd. que es necesario para la obra que el Señor nos inspiró acometer! Queremos hombres que tengan voluntad y valor para caminar sobre las huellas de los apóstoles». La frágil construcción de la Sociedad de los Misioneros de Provenza, iniciada en 1815-1816, se va a desarrollar en el contexto histórico que había influenciado sus opciones misioneras.

Category: 200 años, Noticias

Bicentenario de los Oblatos

Photo 1

El 25 de enero de 2016, los Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI) celebrarán el bicentenario del nacimiento de su Congregación. La fundó en Aix-en-Provence Eugenio de Mazenod (1782-1861), sacerdote de la diócesis de Aix.

Sala de Fundación

Sala de Fundación

Historia de la Congregación
Después de la Revolución francesa, a Eugenio de Mazenod lo conmovió el estado de abandono de los cristianos en Provenza. Quiso ser «el servidor y sacerdote de los pobres», y entregar su vida entera. Ante la inmensidad de la tarea, Eugenio de Mazenod acude a unos cuantos sacerdotes para formar un equipo que se encargue de despertar la fe de los cristianos, en especial los más abandonados: los del campo, los jóvenes, los encarcelados, la gente de a pie de la ciudad.
El 25 de enero de 1816, con cuatro compañeros, funda la Sociedad de los Misioneros de Provenza, que se convertirá diez años más tarde en la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, reconocida por el papa León XII. Pasa a ser en 1837 obispo de Marsella, y se entrega del todo al servicio de su diócesis que está en pleno desarrollo, a la vez que sigue dirigiendo la congregación por él fundada. Colocará la primera piedra de Nuestra Señora de la Guarda y de la Catedral de la Mayor en Marsella; otro Oblato, Monseñor Guibert, restablecerá el culto de San-Martin de Tours e impulsará la Basílica del Sagrado-Corazón de Montmartre.

La misión de los Oblatos en medio de los Inuit empezó en 1912

La misión de los Oblatos en medio de los Inuit empezó en 1912

En 1841, a pesar del pequeño número, la Congregación no duda en enviar misioneros a Canadá y Estados Unidos, más tarde a Asia (Sri Lanka), a África (Suráfrica y Lesoto).
Hoy en día, los Misioneros Oblatos, unos 3800, están presentes en más de 65 países.

Espiritualidad de la Congregación
Se centra en Cristo-Salvador a quién debe dar a conocer y amar.
A ejemplo de san Eugenio de Mazenod que quería hablar en provenzal para que le entendiera la gente de a pie, los Oblatos siempre fueron deseosos de aprender el idioma de los pueblos a los que eran enviados y de vivir en cercanía con ellos.
Eugenio de Mazenod fue declarado santo por el papa Juan Pablo II en 1995.
« La ramita plantada por Eugenio de Mazenod en 1816 se convirtió en un árbol frondoso, que extiende sus ramas a lo largo de dos hemisferios y sabe adaptarse tanto al clima helado del Polo Norte como a los calores sofocantes del Ecuador» (San Juan XXIII, 21 de mayo de 1961).

Actos del Bicentenario en Aix-en-Provence
Distintas celebraciones jalonarán este acontecimiento a finales del 2015 y durante parte del 2016.

La misa del Jubileo: la presidirá Mons. Christophe Dufour, arzobispo de Aix y Arles, en la catedral, el domingo 25 de enero de 2016 a las 10h30, en presencia del Superior general de los Misioneros Oblatos.

Una exposición recorrerá los hitos de la vida de los Misioneros Oblatos desde 1816: tendrá lugar en el 60 del paseo Mirabeau, del 25 de enero al 7 de febrero de 2016 (animaciones previstas para los escolares).

Conferencias: a lo largo del año, una serie de conferencias que tendrán como tema los primeros compañeros de san Eugenio de Mazenod.

Servicio de comunicación para el Jubileo

Category: 200 años, Noticias