El cursillo de verano para los escolásticos oblatos

El cursillo de verano para los escolásticos es un cursillo cuyo fin es proporcionar a los escolásticos, en la cuna de la Congregación, una experiencia espiritual que les ayude a dar un paso concreto en su formación a la vida misionera.

Marsella, delante de la basílica Nuestra-Señora de la Guardia

Marsella, delante de la basílica Nuestra-Señora de la Guardia

15 escolásticos participaron en el cursillo de este año. Proceden de Polonia, India, Italia, Estados Unidos, Corea del Sur, República Checa y Guatemala. Durante el cursillo, siguieron conferencias sobre la vida de san Eugenio de Mazenod, la historia de la Congregación y el carisma oblato. La profundización de las enseñanzas se hacía en las visitas a los lugares donde vivió san Eugenio y el compartir en pequeños grupos. Todo ello en un clima de apertura a las diferencias lingüísticas y culturales de los participantes.

Misa en el sepulcro de san Eugenio de Mazenod

Misa en el sepulcro de san Eugenio de Mazenod

El cursillo lo animaron dos miembros de la Oficina Europea para la Formación (OEF), tres formadores y la comunidad de Aix. La misa en el sepulcro del Fundador y la renovación de votos, presididas por el Padre General, concluyeron el cursillo.

Krzysztof ZIELENDA, OMI