Apertura Casa de los Alumnos de Secundaria

Photo

No hay que perdérselo si se busca recobrar aliento y continuar el día con el ánimo levantado. De hecho, esa iniciativa diocesana tiene como fin responder a la necesidad de los jóvenes de que se les considere y acompañe en su crecimiento humano y espiritual. Por eso el equipo de voluntarios dispone su espíritu y corazón para acoger y cuidar cada vez mejor a cada joven. Desea acompañarlos en un camino hacia la plenitud y la unidad de todas las dimensiones de su persona en el respeto a su ritmo y a lo que son.

Otros tres polos de actividades, propuestos a los jóvenes, están al servicio de este fin: un polo artístico para descubrir sus talentos y salir de sí mismo poniendo en pie un musical. Un polo de orientación escolar para conocer sus aspiraciones y elegir el mejor camino. Un polo espiritual para abrirse al encuentro preparando veladas de alabanza y la misa de los jóvenes del sábado por la tarde. Un programa que aspira a enriquecerse con sus propias iniciativas, ya que esta casa es para los jóvenes, y no puede crecer sino con ellos. “Ven y verás” “lo bueno que es que estemos aquí”.

Véronique HUET