Bicentenario de los Oblatos

El 25 de enero de 2016, los Misioneros Oblatos de María Inmaculada (OMI) celebrarán el bicentenario del nacimiento de su Congregación. La fundó en Aix-en-Provence Eugenio de Mazenod (1782-1861), sacerdote de la diócesis de Aix.

Sala de Fundación

Sala de Fundación

Historia de la Congregación
Después de la Revolución francesa, a Eugenio de Mazenod lo conmovió el estado de abandono de los cristianos en Provenza. Quiso ser «el servidor y sacerdote de los pobres», y entregar su vida entera. Ante la inmensidad de la tarea, Eugenio de Mazenod acude a unos cuantos sacerdotes para formar un equipo que se encargue de despertar la fe de los cristianos, en especial los más abandonados: los del campo, los jóvenes, los encarcelados, la gente de a pie de la ciudad.
El 25 de enero de 1816, con cuatro compañeros, funda la Sociedad de los Misioneros de Provenza, que se convertirá diez años más tarde en la Congregación de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada, reconocida por el papa León XII. Pasa a ser en 1837 obispo de Marsella, y se entrega del todo al servicio de su diócesis que está en pleno desarrollo, a la vez que sigue dirigiendo la congregación por él fundada. Colocará la primera piedra de Nuestra Señora de la Guarda y de la Catedral de la Mayor en Marsella; otro Oblato, Monseñor Guibert, restablecerá el culto de San-Martin de Tours e impulsará la Basílica del Sagrado-Corazón de Montmartre.

La misión de los Oblatos en medio de los Inuit empezó en 1912

La misión de los Oblatos en medio de los Inuit empezó en 1912

En 1841, a pesar del pequeño número, la Congregación no duda en enviar misioneros a Canadá y Estados Unidos, más tarde a Asia (Sri Lanka), a África (Suráfrica y Lesoto).
Hoy en día, los Misioneros Oblatos, unos 3800, están presentes en más de 65 países.

Espiritualidad de la Congregación
Se centra en Cristo-Salvador a quién debe dar a conocer y amar.
A ejemplo de san Eugenio de Mazenod que quería hablar en provenzal para que le entendiera la gente de a pie, los Oblatos siempre fueron deseosos de aprender el idioma de los pueblos a los que eran enviados y de vivir en cercanía con ellos.
Eugenio de Mazenod fue declarado santo por el papa Juan Pablo II en 1995.
« La ramita plantada por Eugenio de Mazenod en 1816 se convirtió en un árbol frondoso, que extiende sus ramas a lo largo de dos hemisferios y sabe adaptarse tanto al clima helado del Polo Norte como a los calores sofocantes del Ecuador» (San Juan XXIII, 21 de mayo de 1961).

Actos del Bicentenario en Aix-en-Provence
Distintas celebraciones jalonarán este acontecimiento a finales del 2015 y durante parte del 2016.

La misa del Jubileo: la presidirá Mons. Christophe Dufour, arzobispo de Aix y Arles, en la catedral, el domingo 25 de enero de 2016 a las 10h30, en presencia del Superior general de los Misioneros Oblatos.

Una exposición recorrerá los hitos de la vida de los Misioneros Oblatos desde 1816: tendrá lugar en el 60 del paseo Mirabeau, del 25 de enero al 7 de febrero de 2016 (animaciones previstas para los escolares).

Conferencias: a lo largo del año, una serie de conferencias que tendrán como tema los primeros compañeros de san Eugenio de Mazenod.

Servicio de comunicación para el Jubileo