Camino de Santiago y de Roma

La casa de los Oblatos en Aix-en-Provence se sitúa a orillas de la antigua via Aurelia por la que transcurre hoy el camino de los peregrinos que van a Santiago o a Roma. Los Oblatos, en fidelidad al principio: el que reciba a un extranjero, recibe a Dios mismo, ofrecen alojamiento a los peregrinos.

Delante del atrio de la iglesia de la Misión

Delante del atrio de la iglesia de la Misión

El 13 de abril de 2015, los Oblatos reciben a un grupo de peregrinos que van de Aix a Arles. El hermano Benoît DOSQUET, con el deseo de seguir los pasos del padre TEMPIER quien se unió a los Misioneros de Provenza dejando el cargo de cura que ejercía en Arles, se sume al grupo.

De Salon-de-Provence a Maussane les Alpilles, una etapa de 34 kilómetros

De Salon-de-Provence a Maussane les Alpilles, una etapa de 34 kilómetros

Leamos un extracto del diario de Isa, una peregrina que cuenta el inicio de la peregrinación: «Estamos delante de la Capilla de los Oblatos en Aix-en-Provence… La misa recoge cada uno de nuestros pensamientos en este día tan especial… algunos ya tienen la experiencia del Camino, para otros va a ser la primera vez. Una salida siempre tiene algo de emocionante, excitante y perturbador. Del Camino, se habla antes, se habla mientras, se hablará después… Estamos reunidos en la salita de acogida a los peregrinos para inaugurar el icono de Nuestra Señora de la Guardia, que representa una Virgen apareciéndose a un pastor; nos lo regalaron nuestros amigos italianos… Somos trece peregrinos. El paseo Mirabeau acoge nuestros primeros pasos en la Via Aureliana».

Delante de la Catedral Saint-Trophime de Arles

Delante de la Catedral Saint-Trophime de Arles

La peregrinación terminó en Arles con la inauguración de la placa del Camino de Santiago y Roma. Dicha placa indica: Roma por la via Aurelia 1154 kilómetros, Santiago 1560 kilómetros.

Krzysztof ZIELENDA, OMI