Experiencia de Aix

Joel Faye es un Misionero Oblato de María Inmaculada originario de Sénegal, actualmente está terminando sus estudios en el Escolasticado Italiano en Vermicino. Joel, recientemente pasó una semana con la comunidad en Aix preparándose para su Oblación Final, el domingo 1 de marzo profesó sus votos finales en Roma; aquí comparte su experiencia de Aix con nosotros:

2

“Vivir mi preparación para la oblación perpetua donde todo comenzó para nuestra congregación fue una gracia excepcional. Fue para mí, la invitación de nuestro Señor a ir a un lugar con él, acompañado por San Eugenio para permanecer en lo que considero nuestro ‘Belén’. Las gracias de este momento de nutrición espiritual aún perduran hasta hoy y rezo para que, como María, podré meditar y mantener esto en el fondo de mi corazón como un tesoro precioso que se basa en la gratitud y el reconocimiento que acompañó esta experiencia. Entonces, será el Belén (casa del pan) que llevaré conmigo para nutrir mi vida espiritual y encontrar fuerzas en tiempos difíciles.

Aix es para mí nuestra tierra santa, uno de nuestros santuarios, un lugar adecuado para lo que ha sido mi preparación para la oblación perpetua, porque no solo entré en contacto con el lugar físico de nuestro nacimiento como congregación, (lugares que constituían diferentes fases de San Eugenio de Mazenod hacia su ofrenda total a Dios, a la Iglesia y a sus hermanos.) Además, también estuve en contacto con nuestro carisma oblato. Estar en Aix fue una peregrinación, un éxodo interior y físico, por ejemplo, ir a Saint Laurent du Verdon fue para mí como subir al Monte Sinaí y preguntarme sobre el significado que le doy a nuestra Regla de Vida en relación con la experiencia que tengo.

3

Barjol fue un momento para regocijarme una vez más en mi elección de la vida misionera por su belleza vivida en comunidad y dejar que la llama ardiente de la proclamación del Evangelio salga a la superficie para aquellos que están más abandonados. El momento de oración con la Cruz Oblata en la catedral de Aix, meditando sobre la conversión de Eugene en un Viernes Santo en el mismo lugar donde tuvo su Experiencia, fue un llamado a mi conversión personal y permanente.

La casa de Aix como tal, con algunos de sus lugares particularmente simbólicos, facilitó mis diálogos con san Eugenio. Por ejemplo, en su habitación desde donde preparó su correspondencia con los Oblatos, sentado en su silla, le escribí una carta contándole sobre mi vida, los sentimientos que me animaron y pidiendo su orientación paternal y afectuosa y su intercesión. Esta experiencia provocó en mí un fuerte sentimiento de confianza en Dios y un profundo sentimiento de pertenencia a nuestra familia religiosa, porque no hice esta experiencia solo, sino que estaba con otros hermanos Oblatos de la comunidad de Aix, sino también con otros de diversos horizontes que posiblemente nunca vuelva a ver, pero por medio de la caridad oblata, el testamento de Eugene, nos hizo vivir la alegría de la fraternidad y ciertamente nos mantendrá unidos en la oración.

4

Guardaré en mi corazón este momento de gracia y bendición que viví en Aix durante mi preparación para el don total de mí mismo para el Reino de Dios. Desearía que todos aquellos que están inspirados por San Eugenio puedan encontrarse con él allí en Aix porque él nos está esperando allí, y allí uno puede hacer una experiencia increíble de contacto personal con él.

Joel Faye OMI