Experiencia de Mazenod – Testimonios

image002

“Hemos estado en Aix-en-Provence, en la casa de Fundación, donde están las raíces de la vida de nuestra comunidad y dimos nuestro primeros pasos como comunidad religiosa dentro de la Iglesia. Las visitas de los lugares significativos para los Oblatos, la oración, las conferencias y el tiempo libre con nuestros hermanos Oblatos, mueven cosas nuevas en mi corazón. Como resultado de este tiempo juntos, tuve la oportunidad de explorar y hablar sobre el carisma, la espiritualidad y el celo que animan mi propio compromiso en el ministerio y la vida comunitaria.
Tener la suerte de seguir físicamente las huellas de san Eugenio, poner nuestros pasos en los de nuestro Fundador, es realmente una metáfora de encontrar nuevos caminos para compartir la Buena Noticia de Jesucristo con los demás, y para nosotros, de dejarnos convertir por ella. Se nos recuerda constantemente que somos misioneros contemplativos, hombres apostólicos con la mente y el corazón de Cristo.
Estoy agradecido por estos días con mis hermanos congregados aquí desde muchos rincones del mundo. Agradecido por el recuerdo de que cargar con la cruz es nuestra tarea, de que compartir la Buena Noticia es nuestra tarea, de que vivir en comunión es nuestra tarea, de que respetar la singularidad del otro es nuestra tarea, y de que dar gracias a Dios y orar a es nuestra tarea. Mi deseo es que cualquier Oblato tenga la suerte de vivir la Experiencia de Mazenod y arda de nuevo, para dar luz y vida a todos; enviando por doquier destellos de vida nueva.” Douglas JEFFREY, OMI (Canada, Province Lacombe).

image003

“El tiempo pasado aquí en Aix-en-Provence, 60 cours Mirabeau, ha sido para mí un tiempo de compartir profundo y generador de vida, de reflexión personal, y una evaluación seria de mi vida como persona, como Cristiano, y sobre todo como Oblato. En este tiempo he podido tomar conciencia de mis capacidades como Oblato, así como de los talentos y valores de otros Oblatos. Ha sido para mí un tiempo para celebrar quien soy como persona y como Oblato, un tiempo de auto-afirmación, auto-estima y aceptación de mí mismo. Pero también ha sido un tiempo de llamada profunda a la conversión y a la renovación. En momentos prolongados de oración silenciosa y de reflexión, he vuelto la mirada atrás dándome cuenta de cómo nuestro Señor ha estado presente en mi vida y cómo Él me ha acompañado fielmente hasta hoy. He llegado a aceptar que no tengo razón para huir del silencio, sino que tengo que escucharlo tranquilamente, amarlo y encontrarme con Dios presente en el silencio.
Entre los momentos especiales para mí, destaco la visita del padre Louis LOUGEN, Superior general, quien estuvo con nosotros durante una semana; una tarde nos invitó a todos los Oblatos presentes a tomar en nuestras manos y venerar la Cruz oblata del Fundador. Orar cerca de la reliquia del corazón del Fundador y visitar su tumba; todos esos gestos y símbolos volvieron a despertar mi corazón y mi alma a la verdad del amor que Dios me tiene a mí personalmente. Puedo sentir que tengo en mí algo de Cristo. Me siento renovado y llamado a la santidad, así como a la santidad de otra gente. Me siento arraigado en virtud, en contacto con el Fundador y dispuesto a compartir con el mundo la Misericordia y la Ternura de Dios.
Gracias a esta experiencia, siento ahora que tengo un corazón de Cristiano, un corazón de Oblato, un corazón de Eugenio de Mazenod y un corazón de Misionero. Lento pero seguro, empecé a entender a ese Santo, san Eugenio de Mazenod, camino con él y una vez más me enamoré de él. Gracias a su carisma y a su espíritu, estoy realmente ardiendo, ¡encendido de amor a Dios!” Tshidiso MOLEKO, OMI (Provincia Central de Sudáfrica).

image004

“¡Vaya regalo! Al pensar sobre mi experiencia aquí en Aix, sólo me sale decir: “¡Vaya regalo!” Cada día al levantarme, estoy agradecido por este regalo… este tiempo en el lugar donde todo empezó.
El vivir en la casa de Fundación, el recorrer las calles y ver los lugares donde san Eugenio vivió, anduvo y predicó, ciertamente hicieron mucho más real en mí la conciencia de mi vida oblata. Los animadores y expositores, tanto como la comunidad oblata de Aix, las visitas a Marsella, renovaron mi compromiso a ese “Si” que pronuncié hace años. Ciertamente animo a todos a aceptar ese regalo, si se les presenta.” Tony RIGOLI, OMI (Provincia USA).

El 13 de octubre, los participantes empiezan los Ejercicios de 15 días en Lourdes. Les encomendamos al Corazón Inmaculado de nuestra Madre bendita.

BONGA MAJOLA, OMI