Mis queridos hijos

Mis queridos hijos,

Yo, un hombre del siglo XIX, quiero, por esta carta, llegar a ustedes en su época del siglo XXI, donde, en este período de Cuaresma 2020, están atravesando una crisis de salud global. Con mi experiencia de vida, me gustaría compartir esto con ustedes:

Así como joven sacerdote en 1814 en Aix-en-Provence, hoy mi corazón está sangrando con usted frente a tantas “personas pobres angustiadas con sus muchos rostros”, tantos jóvenes aislados o despreocupados, tantos prisioneros rebeldes. Sobre este tema, no olviden que contraje tifus de los prisioneros de guerra Austriacos y que debo mi sanación gracias a la oración incesante de los jóvenes frente a la Estatua de Nuestra Señora de Gracia.

Como Superior General de una Congregación misionera, mi corazón está sangrando hoy con ustedes ante esta pandemia que afecta a todos los continentes: después de Asia, ahora Occidente, y ya América Latina y África. Hasta la fecha, veo que más de un tercio de la humanidad está confinada debido a este virus.

Como obispo, mi corazón está sangrando hoy con ustedes frente al descontrol del Pueblo de Dios que no puede unirse y celebrar. Sin embargo, en 1848, en una circunstancia completamente diferente -recuerden que yo había dispensado a los Cristianos de Marsella de la Misa de Pascua para permitirles ir a votar! ¿Ustedes? ¡Ustedes tienen suerte de tener Internet! Entonces, al incluir el orar y celebrar, les repito: “para nuevas necesidades, ¡la Caridad inventa nuevos medios”!

Letter 1

Letter 2

Como Pastor también, tuve que enfrentar la epidemia de cólera de 1837 que devastó nuestra querida ciudad de Marsella. Estando yo en el campo, justo en el momento de la llegada de la plaga, inmediatamente regresé a la diócesis para vivir estas horas oscuras con la gente de Marsella, Les Marseillais. Recuerdo un titular de periódico que decía: “El futuro está en nuestras manos”. Ciertamente, esto es cierto. Para ustedes hoy, está en manos de profesionales de la salud con experiencia, investigadores, cajeros, policías, autoridades … Pero el futuro está principalmente en las manos de Dios. Entonces, me toca decirles, “no tengan miedo.” Y con otro mensaje querido para mis hijos oblatos: “Pero oren, hijos míos, Dios los oirá en poco tiempo”; Nuestro Señor Jesucristo, lleno de ternura y misericordia, se deja tocar. Él no los abandonará.

Comparto con ustedes el dolor y el luto de todos aquellos que ya han perdido a un ser querido, víctima de este flagelo. Yo mismo, fui golpeado fuertemente por la muerte de mi servidor más fiel en el obispado durante el cólera. De nuevo, esta pérdida hizo sangrar mi corazón. Al final de la epidemia, celebré un servicio solemne en la Catedral para todas las víctimas.

Un consejo más: inventen medios para cuidar, mostrar interés y preocupación por las familias afectadas por esta terrible epidemia, de familias y personas aisladas, confinadas por su cuenta. Es importante que nadie sea olvidado.

Finalmente, recuerden que, al comienzo de la epidemia de 1837, mi primer gesto fue ir a Nuestra Señora en Notre Dame de la Garde, celebrar la Santa Misa allí y pedirle a Nuestra Buena Madre que interceda por nosotros con su Hijo divino. Entonces, mis queridos hijos, hoy también recurran a ella, con la misma confianza.

Charles Joseph Eugène +

 

Miércoles 25 de marzo de 2020, en la fiesta de la Anunciación

Bernard Dullier, omi