Un grupo de Flamencos en Aix

Piet WEIJS, mi tío, fue misionero en Congo. Murió con 38 años, en Ipamu, el 11 de octubre de 1977 – dice Marjam HOEIJMAKERS. La comunidad de Aix recibió con mucha alegría un grupo de laicos de habla neerlandesa, que venían de Bélgica y Países Bajos.

Photo 2

Ese grupo, acompañado por el padre Georges VERVUST, lo formaban personas que viven el carisma oblato en su vida diaria, o que tienen parentesco con Oblatos. Sus testimonios dan sin embargo pie a pensar que es difícil ser familiar de un Oblato y no vivir su carisma. La familia de mi marido siente orgullo por Gérard DEFEVER, un Oblato asesinado en 1964, en la guerra civil de Congo – cuenta Christiane. Mi hermano Hugo VANDEMBRANDE vuelve esta semana de Bolivia. Vivió allí durante 47 años. Vuelve porque esta paralítico. Vamos a hacernos cargo de él – afirma André.

Photo 3

Los Oblatos de la provincia de Bélgica y Países Bajos son ya un número escaso y su media de edad deja entrever un inevitable declive. Pero la obra misionera de los Oblatos nativos de esos países es grande y merece ser conocida.

La casa de Aix permanece abierta a todos los peregrinos oblatos y a todas las personas que desean conocer mejor su espiritualidad y su obra misionera.

Krzysztof ZIELENDA, OMI