Una experiencia en la Tierra Santa de los Oblatos

Del 6 al 24 de agosto, 23 jóvenes oblatos de 12 nacionalidades distintas, procedentes de cuatro casas de formación, se juntaron en Aix-en-Provence para revivir la experiencia de San Eugenio de Mazenod, Fundador de los Oblatos.

Photo_2_1024x

Ya desde la llegada y las primeras impresiones del paseo Mirabeau, sentimos que la experiencia que nos tocaba vivir iba a ser cálida. En un ambiente intercultural, se nos invita desde el primer día a descubrir nuestro encuentro con Cristo por medio de la historia de vida de nuestro Fundador, a la vez que a identificar las dificultades a las que se enfrenta nuestra familia religiosa. Todo continúa con un contacto directo con nuestra historia en las peregrinaciones tras las huellas de San Eugenio y el compartir de nuestras experiencias vocacionales para una mayor comprensión y relación entre nosotros. Terminamos con el festival de verano pensado y organizado por jóvenes laicos asociados a los Oblatos, que dio una nota personal a nuestra experiencia; el festival nos permitió conocer a esos jóvenes, convivir con ellos dando testimonio de nuestra oblación y compartiendo nuestras experiencias. El festival fue de alguna manera una aplicación de todo lo vivido durante los primeros días. Nos permitió vivir el ideal del fundador que se entregaba en cuerpo y alma a los jóvenes. La convivencia, la ayuda mutua, el sentido de servicio y la caridad estaban ahí. Ya no existían barreras lingüísticas o culturales, éramos un solo cuerpo y una sola alma. Con ello nuestra multiculturalidad pronto se convirtió en interculturalidad. Todo ello suscitó una vez más nuestro deseo de comprometernos a vivir la vocación oblata que es una llamada a la vida apostólica y misionera.

Photo_3_1024x

Ya que cada ser humano es un absoluto, que ninguna experiencia se puede transmitir y que el mundo hay que recrearlo sin cesar, ven a experimentar por ti mismo el secreto de la vida oblata. Las puertas de la casa de Aix están abiertas de par en par para recibirte. Ven y verás.

Leon ALDAYIR, OMI