Viaje a Polonia

El año próximo, los Oblatos de Maria Inmaculada de Polonia celebrarán el 100° aniversario de su presencia. Esa unidad oblata es una de las mayores en el mundo. De los 960 Oblatos de Europa, más de 300 son polacos. La comunidad de Aix viajó a Polonia para descubrir ese país a la vez cercano y lejano.

Photo 2

El viaje empezó delante de la iglesia de los Oblatos en Katowice, a los pies de la cruz que recuerda las cruces de las misiones parroquiales levantadas por los Oblatos por toda Provenza. Cristo crucificado, cuyas piernas acababan de ser rotas por un acto de vandalismo, era objeto de una veneración amorosa por parte de muchos transeúntes.

La primera jornada contó con dos partes esenciales. Por la mañana visitamos el campo de concentración de Auschwitz-Birkenau, donde murieron durante la segunda guerra mundial más de 1.100 000 hombres, mujeres y niños. El 90% de las victimas eran judías. Por la tarde celebramos una misa en el Santuario de la Divina Misericordia en Cracovia, donde medimos cuán imprescindible es la misericordia de Dios.

Photo 3

Al día siguiente estábamos en el santuario de Częstochowa. Allí vimos a numerosos alumnos de último curso, ya que tradicionalmente, en marzo y abril, éstos van a encomendarse a la Santísima Virgen antes del bachillerato.

El tercer día de la visita nos encontramos con los escolásticos y sus formadores. El escolasticado de Obra, que cuenta con unos cuarenta jóvenes Oblatos, es uno de los mayores de la Congregación.

La ciudad antigua de Cracovia con sus numerosas iglesias y el palacio real fue el último lugar que visitamos antes de volver a Francia.

Krzysztof ZIELENDA, OMI