Los Oblatos y la peregrinación de Sainte-Victoire

La asociación de «Amigos de Sainte-Victoire» dio relevancia a la tradicional peregrinación de Sainte-Victoire, Lou Roumavagi de Santo Venturi en el idioma provenzal, el último domingo de abril. Se celebra una misa, seguida por la bendición de la montaña. Después del picnic, se ofrecen animaciones diversas: bailes y cantos provenzales, muestras de rescate en montaña por los bomberos, y demás.

Priorato de Sainte-Victoire

Priorato de Sainte-Victoire

Este año, al no estar disponible ningún sacerdote de la diócesis, el padre Joseph BOIS presidió la eucaristía, e introdujo la misa con unas palabras en provenzal, ¡tal y como debía de hacerlo como hijo de san Eugenio de Mazenod! No era el único Oblato presente: el hermano Benoît DOSQUET y ocho participantes de la Experiencia de Mazenod (de tres continentes: América, Asia y África) le acompañaron, y pudieron descubrir que Sainte-Victoire, ¡no es precisamente una llanura!

Misa en el priorato de Sainte-Victoire

Misa en el priorato de Sainte-Victoire

¿Por qué los Oblatos (o al menos algunos de ellos) tienen especial relación con esta montaña? Existe, claro está, el placer de subir y maravillarse por la belleza del entorno y del paisaje. Pero hay otra razón, menos visible, pero quizás más profunda.

Baile provenzal

Baile provenzal

En el 1995, se instaló un altar nuevo, de mármol de la montaña Sainte-Victoire, con reliquias de san Eugenio de Mazenod en la piedra de altar. El entonces arzobispo de Aix y Arles, padre BILLÉ, subió a bendecirlo. Por eso es un placer para los Oblatos que vienen a Aix subir al priorato de Sainte-Victoire y los miembros de la comunidad ¡siempre se alegrarán de acompañarlos!