Un sueño del Capítulo de 2010

La nueva comunidad de Aix-en-Provence ¡es un sueño del Capítulo 2010 hecho realidad! Esta nueva comunidad es poco conocida aún por la Congregación, y probablemente aún menos la asociación Centro Internacional Eugenio de Mazenod, CIEM en su forma abreviada. Estas dos realidades estrechamente ligadas existen ya desde hace unos años. Me alegro de hablaros de la vida de los Oblatos de la comunidad de Aix. Mi presentación constará de dos partes. En la primera, presentaré brevemente el contexto histórico en el que se constituyó esa comunidad. Pasaré después a exponeros el contenido de su misión.

Capítulo 2010

Capítulo 2010

Erigida canónicamente el 25 de enero de 1816, la comunidad de los Misioneros Oblatos de María Inmaculada de Aix-en-Provence es la más antigua de la Congregación. Situada en el antiguo Carmelo en el 60 del paseo Mirabeau, tuvo a san Eugenio de Mazenod por primer superior. La comunidad vive en el corazón histórico de la Congregación, hoy sede de la asociación Centro Internacional Eugenio de Mazenod.

A continuación las principales etapas de la fundación de la comunidad.

El proyecto de la nueva comunidad de Aix aprobado por el Superior general en consejo y el Provincial de Francia en consejo se propuso al Capítulo general de 2010. Para que ese proyecto llegara a realizarse, era necesario que la casa de Aix, bien inmobiliario de los Oblatos de Francia, reconocidos por la ley francesa como Fundación de Mazenod, se pusiese a disposición de la Administración general.

Para realizarlo hubo que crear una asociación acorde con las normas de la ley francesa vigente. Así se creó en noviembre de 2011 la asociación Centro Internacional Eugenio de Mazenod. El padre Paolo ARCHIATI, Vicario general, es presidente de dicha asociación.

Inmediatamente después de que la casa de Aix pasara de la Provincia de Francia a Administración general, empezaron las obras de rehabilitación, llevadas por el hermano Benoît DOSQUET. Tenían prevista una duración de dos años. Pero hasta el 28 de junio de 2014 no se pudieron inaugurar los edificios renovados.

La composición de la nueva comunidad empezó casi a la par que las obras de rehabilitación de la casa. La comunidad de Aix pasó bajo jurisdicción directa del Superior general el 1 de octubre de 2012.

La nueva comunidad de Aix

La nueva comunidad de Aix

Hoy en día la comunidad la forman cinco Oblatos procedentes de cinco países distintos: Krzysztof ZIELENDA, superior, (Polonia), Benoît DOSQUET, tesorero, (Bélgica), Joseph BOIS (Francia), ASODO ISTOYO (Indonesia) y BONGA MAJOLA (Sudáfrica).

En el discurso que dirigió a la nueva comunidad de Aix el 21 de febrero de 2013, con motivo de la instalación de su superior Saverio ZAMPA, el Padre general decía: “Quisiera que esta comunidad ayudara a cada uno de vosotros a ser santo (…) Vuestra convivencia ha de caracterizarse por una gran comunión con Jesucristo, así como por una gran comunión entre vosotros. Esta comunión nunca es algo cerrado o centrado en sí. Nuestra comunión de vida es un medio de estabilidad y eficacia para la misión, para el servicio y el anuncio del Evangelio a los pobres y abandonados. Estoy convencido de que, si vivís el mandato de caridad que nos dejó el Fundador, arderéis en celo misionero. Que todas vuestras actividades deriven de una comunidad unida que busca la voluntad de Dios para hoy y discierne, comparte, elabora planes y evalúa junta su práctica. Seréis entonces una llamada profética para la Congregación y la sociedad”.

El sueño del Capítulo general de 2010 es pues el de una comunidad apostólica en Aix, que viviera según el carisma oblato, de una comunidad profundamente arraigada en Cristo, asidua en la oración, de una comunidad capaz de dar testimonio al Evangelio en su entorno de forma radiante, y de una comunidad ferviente en el ejercicio de su misión.

Los contornos de la misión de los Oblatos de Aix se enuncian en los textos fundadores. En su discurso del 28 de junio de 2013, el Vicario general de la Congregación la definía así: “La misión de esta comunidad es la animación del carisma oblato. Se hará todo lo posible para ayudar a la comunidad de Aix a cumplir su misión”.

Pero el carisma oblato no sólo tiene que enseñarse, debe también de ser vivido por la misma comunidad. Porque la animación del carisma oblato encuentra un medio favorable cuando la acompaña el ejercicio de la misión dentro de la Iglesia. Hablando de ésta, el Superior general decía: “Quisiera que esta comunidad (…) sea la base de una misión eficaz para la animación del carisma, el ministerio en la iglesia de la Misión y el discernimiento de otras futuras actividades misioneras”.

La nueva comunidad de Aix cuenta con un reglamento interno en el que ocupan un lugar preponderante la vida espiritual y la vida fraterna. La vida espiritual de la comunidad sigue el ritmo de las oraciones diarias, los retiros mensuales y los Ejercicios anuales. La comunidad tiene un ritmo de dos encuentros semanales, uno de trabajo y otro de compartir fraterno sobre lo vivido en comunidad durante la semana.

La prioridad en la misión de la nueva comunidad de Aix se da al servicio de toda la Congregación y de las personas (laicos asociados, miembros de los Institutos de vida consagrada relacionados con los Oblatos y otros) que quieren conocer mejor la obra y la espiritualidad de san Eugenio de Mazenod. Esto se da a través de encuentros de formación primera y continuada, Ejercicios, Jornadas, exposiciones, conferencias y otros medios.

La casa de Aix como cuna de la Congregación cargado de historia es el lugar más indicado para la animación del carisma oblato. Juega de alguna manera para los Oblatos el mismo papel que “Tierra Santa” para los cristianos, lugar de peregrinación a las fuentes. En un lugar como éste, cada habitación nos cuenta un aspecto fundador: sala de fundación, iglesia de la Misión, capilla de los primeros votos, habitación del Fundador, etc.

El lugar central en esta animación del carisma oblato le corresponde sin ninguna duda a la Experiencia de Mazenod, que es un tiempo de renovación espiritual vivido en Aix.

Experiencia de Mazenod 2015

Experiencia de Mazenod 2015

Los destinatarios de este programa son los Oblatos de toda la Congregación con un mínimo de 10 años de votos perpetuos. Son 40 Experiencias de Mazenod las que tuvieron lugar en Aix hasta nuestros días. Más de 550 Oblatos han participado en el programa. Actualmente se celebra en Aix una Experiencia de Mazenod en francés, con 16 participantes Oblatos.

En marzo del 2015, se repensó la Experiencia de Mazenod a la luz de la llamada a la conversión del último Capítulo general.

Algunos elementos de este nuevo programa:

Integración progresiva en el grupo, compartir, experiencia de oración comunitaria, peregrinación en las huellas de san Eugenio en Aix.

Historia de la Congregación y de la primera comunidad oblata.

Carisma oblato.

Estas tres etapas ayudan a que cada participante valore su vida en vistas a una conversión personal y comunitaria.

Ejercicios ignacianos de 15 días.

Encuentro con un miembro de la Administración general para distinguir cuales son los desafíos en mi misión que es parte de la misión de la Congregación.

La Experiencia termina con la renovación de votos y el envío en misión.

Las fechas de las próximas Experiencias son:

Del 18 de abril al 16 de junio de 2017 en inglés

Del 5 de septiembre al 3 de noviembre de 2017 en castellano.

A parte de la Experiencia de Mazenod, se proponen otras formas de renovación espiritual desde Administración general o desde la misma comunidad de Aix.

A título de ejemplo, a lo largo del 2016, se celebraron en Aix las siguientes actividades de animación del carisma oblato: Jornadas para los estudiantes oblatos de Roma, para los Oblatos de la Provincia Mediterráneo, para los Oblatos de Bielorrusia, etc. Acogimos también el Comité Permanente de los Oblatos Hermanos, el Comité general de los Oblatos en la enseñanza superior, el Congreso sobre la pastoral con los jóvenes, el Congreso sobre la vocación oblata, el Consejo de la Provincia de la Asunción, los Oblatos de Escandinavia, los escolásticos de Europa para sus Jornadas de verano, los novicios de Francia, el inter capítulo de las COMI, etc. Echando una mirada al calendario, pronto hacemos la cuenta y constatamos que en lo que va de año tuvimos cerca de 185 días de animación en la casa de Aix, en los que, directa o indirectamente, participó toda la comunidad, ¡y el 2016 no está vencido aún!

A esto se añaden estancias de grupos, de uno a varios días, como por ejemplo los laicos asociados a los Oblatos de Canadá, Estados Unidos, Bélgica, Japón, Alemania, etc.

A lo largo del año del bicentenario, organizamos las manifestaciones del 24-25 de enero, la exposición sobre la historia de los oblatos y una serie de conferencias sobre la vida y obra misionera de las grandes figuras oblatas de la Fundación.

En este mismo año se sumaron actividades de animación pedidas fuera de Aix: animación de la asamblea de la Provincia anglo-irlandesa, Ejercicios a los Oblatos de la Provincia de Francia y otros a los oblatos de Mediterráneo.

De manera permanente, año tras otro, la comunidad ejerce también la pastoral en la iglesia de la Misión. Dicha pastoral consiste sobre todo en la celebración de la Eucaristía, la acogida para la oración y la celebración del sacramento de la reconciliación. Es de notar que ya en tiempos del Fundador, los Oblatos de Aix le daban gran importancia a ese ministerio.

La comunidad de Aix ejerce asimismo la pastoral con la Familia mazenodiana que agrupa a todos lo que, de cerca o de lejos, tienen relación con los Oblatos: amigos, simpatizantes, voluntarios, bienhechores, etc. Dicha pastoral, además de las reuniones de todos los miembros de la Familia, incluye la formación a la vida cristiana en pequeños grupos y el acompañamiento espiritual.

Les Mazenodiens

Les Mazenodiens

Fiel al carisma oblato, la comunidad de Aix ejerce también la misión con los jóvenes. El mayor componente de esta misión lo constituye el seguimiento de la Frat Oser, el grupo de estudiantes alojado en nuestra casa, y de los Mazenodianos, un grupo compuesto por estudiantes y profesionales jóvenes que quieren vivir la espiritualidad misionera de los Oblatos y participar de la misión de nuestra comunidad. Dos miembros de los Mazenodianos hicieron, el domingo 4 de septiembre en la iglesia de la Misión, el compromiso de vivir por un año según la espiritualidad de san Eugenio de Mazenod a fin de profundizar en su relación con Cristo en la oración y el servicio a los pobres. El compromiso de la comunidad con la pastoral del Colegio Sainte Marie representa el tercer componente de la misión con los jóvenes.

A esto conviene añadir la celebración de las misas en la capellanía de Montperrin, el hospital psiquiátrico más antiguo de Aix, atendido ya, según parece, por los primeros Oblatos de la comunidad de dicha ciudad, y las actividades del grupo Veladores de fraternidad que se organizan a favor de los pobres. Estas dos actividades son propias también del carisma oblato.

Conciertos de música y exposiciones de arte organizados en la iglesia de la Misión o en el claustro de la casa ocupan igualmente un lugar importante en nuestra misión. Como un guiño a la misión ad gentes ejercida en los areópagos modernos.

El campo de la misión en el espíritu del carisma oblato aún podría ser más amplio. Las expectativas de la Iglesia local y los desafíos misioneros discernidos por la comunidad son múltiples.

¿Es la nueva comunidad de Aix un lugar de renovación al carisma oblato? Para realizar ese proyecto llamado Centro Internacional Eugenio de Mazenod, la Administración general no escatimó nada. Se lo agradecemos vivamente. Los trámites administrativos, las directivas elaboradas en numerosas reuniones y el seguimiento de su implementación se llevaron un tiempo considerable y movilizaron un grupo importante de personas, debido a la amplitud y la especificidad de ese proyecto. Porque se trata de una comunidad que vive y ejerce su misión en el espíritu del carisma oblato, haciendo de su testimonio de vida la mayor forma de transmitir la herencia espiritual de los Oblatos. Ello se vive con la ayuda del marco histórico que proporciona la cuna de la Congregación, ‘Tierra Santa” de los Oblatos. Así la casa de Aix no es un mero lugar habilitado para Jornadas o Ejercicios, sino un lugar donde viven y trabajan Oblatos dispuestos a compartir su experiencia.

La nueva comunidad de Aix es como un barco bien cargado que navega mar adentro. Sin duda no descubrirá un nuevo mundo, ¡éste ya se ha descubierto! Cumplirá sencillamente con su misión dejándose llevar por el Espíritu Santo adonde quiera conducirla.

Krzysztof ZIELENDA, OMI